22 abril 2016

Paganini - O mamma cara


Un  joven pianista la oyó interpretar al violín en Varsovia  y, al terminar el concierto, conmovido por la portentosa ejecución y el encanto de la pieza, compuso unas Variaciones para piano. El portentoso violinista puede que la oyera cantar en su casa cuando chico, o que una tarde cualquiera, entrando en cualquier taberna, un borracho se arrancara a cantarla en un brote de melancolía. Los borrachos son de cantar fácil y al violinista le gustaban las tabernas. Un día, recordando aquella canción, compuso unas Variaciones para violín que años más tarde interpretaría en un concierto en Varsovia. 

Hoy os traigo la pieza en cuestión bajo sus dos vestiduras (la originara, la del borracho, no la encuentro). En primer lugar os dejo la compuesta por Chopin al salir de aquel concierto, titulada muy sencillamente "Souvenir de Paganini". En segundo lugar la compuesta por Paganini, titulada, con algo más de misterio, "El carnaval de Venecia". Variaciones sobre variaciones y,  en el origen de todo, una cancioncilla napolitana de autor desconocido: "O mamma, mamma cara". 

Y una se pregunta qué tendrá que ver la cara mamma con un carnaval en Venecia, y a qué podría deberse la elección del título. ¿Querría sugerir algo el aclamadísimo Paganini, el pobre bicho raro, el perseguido hasta la tumba por los chismes?  Y a una le da por pensar, más que nada por no dejar de responderse, si acaso fue su madre quien, mirando al  pequeñín, sus largos brazos de simio, sus deditos de tarántula, tuvo la feliz idea:  "mira Niccolò, tú viniste al mundo con unos cuantos dones y unos cuantos defectos, todos ellos extraordinarios, así que o  revientas los estrados a aplausos o los revientas a risas. Haz de tus males virtud, toca el violín como nadie lo hará nunca y cállalos a todos". Aunque es posible también, una cosa no quita la otra, que mientras la singular criatura corría de teatro en teatro, con la bolsa cada vez más llena y el corazón más vacío, la madre, allá en Génova, temblara pensando en el inquietante porvenir del chico. Incluso podría suceder, es bastante probable, aunque pese a lo que la palabra indica no haya modo de probarlo, que el paradójico título, pues de eso seguimos hablando,  fuera solo una dedicatoria en clave, un pudoroso envío, algo de este tenor: "En medio de este carnaval, madre querida, entre máscaras, falsía y postureo,  tu triste hijo se acuerda de ti". 

Todo es sólo un suponer, eso está claro. Tan claro como que te pones a rascar... y al final siempre te encuentras con algo así de simple: una madre, una pena, una nostalgia,  algo que no se cuenta y se siente, algo así de elemental:

   Frederic Chopin (1810-49) Souvenir de Paganini (1829)
-Variations on "Il Carnevale di Venezia" - 


Niccolò Paganini (1782-1840) Il Carnevale di Venezia- Op.10 in A major (1816), 
-Variations on the neapolitan song 'O mamma, mamma cara'-
[Adagio - Canzonetta - XII Variazioni - Finale]


David Garrett. Carnival of Venice, from "The Devil's Violinist", 2013.
[based on the life story of the 19th-century italian violinist and composer N.Paganini]

8 comentarios:

Angel Ruiz dijo...

Qué bonito.

Cristina Brackelmanns dijo...

Gracias, Ángel, yo desde que las descubrí ando enganchada, no hay día que no las oiga. Empiezo con Paganini y termino con Chopin, no sé por qué he cambiado el orden.
Igual Paganini compuso su carnaval encantado de la vida, silbando un día la melodía sin caer ni en qué silbaba y sin pensar para nada en su madre, pero no sé, me da que ahí hay algo.

Anónimo dijo...

Cuantos años ya?
Beso. M.

Cristina Brackelmanns dijo...


Trece. Otro para ti.

Anónimo dijo...

Muchos.
O pocos
Según se mire
M.

Cristina Brackelmanns dijo...

Así es, según se mire. O todo a la vez.
Gracias, M. Besos.

Josefina dijo...

¡Me encanta! Y Chopin , con esta pieza se lució, ¿eh?

Cristina Brackelmanns dijo...

Me alegro de que te guste, Josefina. Muchas gracias por comentar.
Y perdona que haya tardado tanto en publicarlo! Es que con el cambio de formato que nos han endosado ni sabía dónde aparecían los comentarios.