29 octubre 2010

Sabio distraído

-
Si es sabio, no es distraído.
Si es distraído, no es sabio.
.
'Sabio distraído' es un oxímoron.
.'Sabio
Claro que 'distraído' a secas es peor. ¿O no... ?
-

19 octubre 2010

En el paraíso siempre hay manzanas

.
Hoy cambio de tercio; estoy en la pausa del trabajo y es la hora del hambre. Cuando me da el bajón de azúcar empiezo a pensar en tartas de manzana y hasta el aire lo veo "color de caramelo", según la feliz expresión de Ángel Ruiz un día que estaba especialmente lírico o que también tenía bajón de azúcar.
--Hace poco decía, aunque luego lo borré porque no venía a cuento [por cierto, una curiosidad, cada vez que retoco una entrada, que son muchas porque a mí nada me sale a la primera, ni a la segunda... ¿os vuelve a aparecer a los amables lectores como recién publicada, o el sistema se percata de que sólo era la corrección de una chapuza?], que hubo un libro que me regalaron a los diez años -mejor no repito cuál- que puso una montaña y una casa de madera en mi imagen del paraíso. Pues bien, entrando a los detalles, si la montaña tiene una casa, la casa tiene un horno y el horno tiene una tarta de manzana, sobre todo a estas horas. También tiene visillos, siempre blancos y entreabiertos. Mi madre decía que una casa sin visillos parece un hospital robado, algo que te paras a pensarlo y es el colmo de la desolación. Creo que los visillos los llevo en la sangre por parte de madre (...aux clartés des étoiles/ je crois encore la voir/ entrouvrir ses longs voiles/ aux vents tièdes du soir...*). La tarta de manzana viene más por parte de padre. Así que en el paraíso habrá una montaña, una casa con olor a manzana horneada, una tarta recién hecha y gente para comérsela tras unos visillos entreabiertos; el resto me da igual. El domingo hice la primera de la temporada, que el tiempo la pedía. Todavía no ha llegado el frío, pero la casa estaba destemplada y a las paredes ya no les queda ni una pizca del calor del verano. Salió buena, a los platos tampoco les quedó una pizca de tarta, y la casa se caldeó. Aquí os dejo la receta, es fácil, aparente y tiene muchos treses, que es un número santo:

-3 manzanas (reineta, naturalmente, y mejor de las feas)
-3 huevos
-3 cucharadas de maizena bien colmadas
-3 yogures naturales
-1 y 1/2 envases de yogur llenos de azúcar (o 3 medios yogures, para no perder el compás)

Se bate todo, salvo una de las manzanas, con la batidora. Se vierte la mezcla en cacharro bajo de Pyrex o similar untado de mantequilla, se decora con la manzana sobrante en rodajitas finas (si se hunden no importa, que luego reflotan), y al horno a 180º por arriba y por abajo, unos tres cuartos de hora (hasta que se dore). Se remata barnizándola a la española con mermelada, o espolvoreándola a la alemana con azúcar y canela.
-Para terminar, un enlace un tanto cursi, pero con su piano (después de unos cuantos trinos), sus pensamientos y sus muchos pajaritos: "Les oiseaux messagers" (uno de ellos, tal que un pájaro de Gaya, dice: Si la única oración de toda vuestra vida es un simple "gracias", es suficiente) . Me los he encontrado buscando en la carpeta de recetas. No sé lo que hacían ahí, pero pueden quedar propios en una entrada repostera.
Et rien de plus, ruego me disculpen el bajón y la debilidad:



.
* "Je crois entendre encore" (Mi par d'udir ancora), aria de Bizet.