05 abril 2010

El río más grande

-

Mais l'espérance, dit Dieu, ... que ces pauvres enfants voient tous les jours comme ça va.
Et que tous les jours ils croient que ça ira mieux le lendemain matin.
Justement le lendemain matin.
Tous les jours depuis qu'il y a des jours.
Et qu'un soleil se lèvera meilleur.
Que tous les matins en se levant ils croient que la journée sera bonne.
Cette journée.
Et que tous les soirs en se coucha
nt ils croient que le lendemain.
Que justement le lendemain, que le jour du lendemain
Sera, fera un bonne journée.
Depuis tant de temps qu'il y a des jours.
Et que ça recommence.
Que tous les démentis ne comptent pas, tant de démentis qu'ils reçoivent précisément tous les jours.
Que les démentis ne soient comme rien, ne les arrêtent pas, que les démentis de tous les jours,
Innombrables comme les jours,
Innombrables dans les innombrables jours, que les démentis
Ne les désabusent pas de cette idée, de cette conviction absurde,
Que le jour d'aujourd'hui sera un jour meilleur,
Un autre jour, un jour nouveau, un jour frais, un jour neuf,
Un jour levant,
Bien lavé,...
Un jour pas comme les autres...
Qu'ils croient quand même, que ce matin, ça va bien,
Ça ça me confond.
Ça ça me passe.
Et je n'en reviens pas moi-même.
Et il faut que ma grâce soit tellement grande. (...)
Que ce soit juste avec cette matière, avec ces innombrables jours mauvais qui pleuvent et qui pleuvent
Qu'ils fassent, qu'ils jaillissent, qu'ils fassent sortir, qu'ils fassent jaillir cette source même de l'espérance.
Ce fleuve le plus grand de tous mes fleuves.
Le seul grand.
Voilà ce que j'admire, moi, qui m'y connais pourtant...
Et il faut que ma grâce soit tellement grande.


La foi que j'aime le mieux, dit Dieu, c'est l'espérance.

[...Pero la esperanza, dijo Dios, ...que esas pobres criaturas vean todos los días cómo van las cosas/ Y que todos los días crean que irán mejor la mañana siguiente
/ Justo la siguiente mañana./ Todos los días desde que los días existen./ Y que amanecerá un sol mejor./ Que todas las mañanas al levantarse crean que el día será bueno./ Este día./ Y que todas las noches al acostarse crean que el día siguiente./ Que precisamente el próximo, que el próximo día/ Será, traerá una buena jornada./ Desde todo el tiempo que hace que existen días./ Y que eso recomience./ Que ninguno de los desmentidos cuente, con la de desmentidos que reciben precisamente cada día./ Que los desmentidos sean como nada, no los detengan, que los desmentidos de todos los días,/ Incontables como los días,/ Incontables en los incontables días, que los desmentidos/ No los desengañen de esta idea, de esta convicción absurda:/ Que el día de hoy será un día mejor,/ Otro día, un día distinto, un día fresco, un día nuevo,/ Un día que nace,/ Bien lavado.../ Un día diferente a los otros.../ Que incluso crean,  que esa misma mañana, todo va bien,/ Eso... eso me confunde./ Eso... eso me sobrepasa./ Y ni yo mismo salgo de mi asombro./ Y qué inmensa ha de ser mi gracia. (...) Que sea precisamente con esa materia, con esos innumerables días malos que llueven y llueven/ Con lo que hacen, con lo que alumbran, con lo que hacen salir, con lo que hacen brotar esa fuente misma de la esperanza.../ Ese río, el más grande de todos mis ríos./ El único grande./ Eso es lo que me admira, a mí, aunque me reconozca en ello./  Y qué inmensa ha de ser mi gracia.//
La fe que sobre todas amo, dijo Dios, es la esperanza// ]

Charles Péguy, Le Porche du mystère de la deuxième vertu. Préface et notes de Jean Bastaire, Éditions Gallimard, Paris 2006  [la  traducción, claramente mejorable,  es  propia]

8 comentarios:

Jesús Sanz Rioja dijo...

Ese asombro y esa admiración son el propio Espíritu Santo, si he entendido bien la Teología.

Suso Ares Fondevila dijo...

¡Ah, mi amado Péguy! ¡Y de qué manera tan tierna hace hablar a Dios! ¡De qué modo tan profundo y emocionante ha comprendido que Dios,por encima de todo, es Padre, Abbá!
Un abrazo, CB.

Ángel Ruiz dijo...

Yo, a lo mío: me he acordado de lo de Semónides -con tu texto de Bernanos en el comentario- (y aquí una buena traducción)

julio dijo...

Fíjate que no dice "la virtud que sobre todas amo", sino la "fe que sobre todas amo". La esperanza es la virtud difícil.

cb dijo...

Pues yo creo que sí, Jesús, si vamos entendiendo bien simplemente el Catecismo.
Péguy lo leía con entusiasmo, como redescubriendo el mundo. Incluso en medio del poema, sin cortarse un pelo, introduce tal cual el capítulo de las virtudes teologales, con sus preguntas y respuestas, como lo aprendimos de pequeños sin enterarnos de nada...
A veces hace falta la lectura emocionada de un poeta para redescubrir también la belleza y la fuerza y la grandeza que tienen todas esas cosas aprendidas y medio olvidadas.
Muchas gracias por tu visita, Jesús.

cb dijo...

Péguy es grande, Suso, hay temporadas en las que se le necesita más que el aire.
Al final del libro viene, entre otros, un comentario de H.U.von Balthasar, que tú que eres tan Balthasariano puede que conozcas, en el que habla del camino que abrió Péguy en la teología sobre el papel fundamental de la esperanza, y termina diciendo que sólo la fe y el Espíritu Santo pueden hacer hablar a Dios como él lo hace.
Yo de Teología no sé nada, pero sí de que a veces hace mucha falta volver a oír hablar a Dios por boca de Péguy.
Este verano, si no hay novedad, pienso ir a hacerme la ruta de Péguy hasta Chartres, que está toda anotada en La Tapisserie de Notre Dame y nunca he estado en Chartres. Así que si te apetece y te apuntas, genial.
Otro abrazo para ti.

cb dijo...

Qué bien traído ese Semonides, Ángel. Ahí está la esperanza, la tratarían de estúpida y absurda, pero qué bien la conocían.
Y tu traducción de la "pueril esperanza", que coincide con la visión de Péguy de la esperanza como niña pequeña, (con ese aire de poca cosa, ese es su secreto, dice) me parece perfecta, me gusta más que la de "esperanza y fe". Y también prefiero ese "todos los que aspiran a lo imposible" a "nuestras vanas empresas", aunque sea menos literario.
En alemán he visto "Zuversichtlich Hoffnung nährt alle/die nach Unmöglichen trachten": Una esperanza confiada (o inocente).
Tú a lo tuyo, di que sí, yo no me enrollo con las intuiciones precristianas y S.Weil de casualidad.
Gracias, Ángel

cb dijo...

Sí, Julio, me he fijado, las tres son fe. Y, como tú dices, la esperanza es la más difícil, la que más contradice el mundo.
La fe que es fe, para Péguy, "va de soi", es natural, sólo hay que mirar, toda la creación lo señala (y qué preciosidad esa especie de cántico de las criaturas al principio). La caridad también "va malheureusement de soi", habría que tener un corazón de piedra.
"Mais c'est d'espérer qui est difficile... Et le facile et la pente est de désespérer et c'est la grande tentation". Y sin embargo "Es ella, esa pequeña, la que tira de todo..."
Gracias, Julio.